El despintado del carril bici de la calle Goya en Puerto del Rosario

El pasado sábado 2 de octubre se realizó una nueva obra en la red de carriles bici de Puerto del Rosario: el despintado del carril bici de la calle Goya, que había sido pintado diez días antes. Hacer para deshacer. ¿Falta de voluntad política o un error en la planificación e información de un proyecto de movilidad municipal? Probablemente, ambos.

En abril del 2015, el ejecutivo municipal aprueba el proyecto de ejecución de un carril bici que conectara el centro social de Buena Vista con las calles residenciales de la zona del cementerio, tramo que complementaba el Estudio Municipal de Movilidad Sostenible aprobado en esa legislatura. Este estudio contempla una red básica de comunicación real (por el corazón de la ciudad conectando colegios, parques, institutos, playas, … Con los barrios).

El nuevo Gobierno municipal contrató los servicios de la empresa Costamoya S.L. para llevar a cabo la obra en septiembre y el nuevo tramo de carril bici estaba listo el día 21. “Ese día recibimos la visita de miembros del ayuntamiento que nos comunicaron que el carril tenía que despintarse. Al parecer habían recibido alguna llamada de un comercio quejándose de que el carril ocupaba “sus” aparcamientos. No hubo ninguna explicación más, ni ninguna comunicación escrita”, explica Diego Naya, ingeniero de obras públicas y responsable de la elaboración del Estudio Municipal de Movilidad. Las líneas blancas del kilómetro y medio del tramo recién pintado, se pintó de negro el 2 de octubre.

El comercio ha sido uno de los sectores sociales que tradicionalmente ha mostrado una mayor oposición a todo tipo de actuaciones favorables a los desplazamientos peatonales, en bicicleta y en transporte público. “Este carril estaba definido, precisamente, como un tipo de vía que no molestara a los vecinos porque no va por el corazón de la ciudad y porque en esa zona aparca poca gente. Soy partidario de que los carriles bici urbanos vayan en la calzada, acompañados de medidas de calmado de tráfico. En algunos tramos, o en el caso de personas que tienen inseguridad sobre la bici, es necesario incorporar carriles para generar confianza y, facilitar la movilidad ciclista en la ciudad”, nos cuenta Diego.

¿Qué argumentos tiene el Ayuntamiento de Puerto para revocar una decisión aprobada en pleno más allá de la presunta llamada de personas con influencia? No se conocen. “Es la primera vez en mi vida que veo borrar un carril bici. A veces nos encontramos con obras mal diseñadas o carriles inconexos, pero es la primera vez que veo borrar una vía. No tiene sentido que quien impulsa una obra, la deshaga en dos semanas. Con estas decisiones estás manifestando que falta claridad y que juegan con dinero público. Si confías en el proyecto, sigue adelante y si no, no lo hagas”, lamenta Diego.

El coste de la obra ronda 15.000€ de fondos europeos para ejecutar la obra, más otra cantidad de fondos municipales para “deshacerla”. Esta obra parece evidenciar una falta de voluntad política y de determinación en la apuesta municipal por la movilidad sostenible.

Pontevedra se ha convertido en ejemplo de movilidad sostenible a nivel estatal. El equipo de movilidad del ayuntamiento de esta ciudad gallega hablaba sobre sus estrategias hace 6 meses en el Centro Bibliotecario de Puerto: “La voluntad política del alcalde de Pontevedra ha sido firme y llevamos 10 años desarrollando una estrategia con convicción, paso a paso, para convertir nuestra ciudad en un espacio urbano calmado, seguro y amable. Trabajamos con todas las concejalías, agentes sociales, asociaciones vecinales, de empresarios, de mayores., en las escuelas. Hay que trabajar de manera coordinada para hacer ver las ventajas de un cambio de modelo de movilidad”, explicaban.

Son comprensibles las reticencias de quienes desconocen las consecuencias que estas obras y actuaciones novedosas pueden tener sobre sus negocios y por ello necesitamos mejorar la planificación, coordinación y comunicación de quienes apostamos y trabajamos por modelos de movilidad sostenibles, que por otro lado van a ser inevitables a consecuencia del cambio climático.

Las autoridades tienen que hacer ver los beneficios de estas actuaciones. Como decía Edorta Bergua, fundador de la asociación ciclista Kalapie, en un artículo de hace unos años, “la experiencia acumulada de distintas localidades en las que se han ido implantando actuaciones favorables a los medios de transporte sostenibles muestran que es necesario y posible establecer alianzas entre el pequeño comercio y la mayoría de sus clientes, los peatones, ciclistas y usuarios/as de los transportes colectivos”.

Hemos solicitado reunirnos con los responsables políticos (sin respuesta hasta ahora) de esta obra para que nos expliquen lo ocurrido, demandar soluciones para ese tramo y trazar un plan de acción para una apuesta real por una movilidad sostenible en Puerto del Rosario y en Fuerteventura. “La bici es un eje de cambio para conseguir una ciudad amable, pero no el fin. Hay que dialogar y asumir responsabilidades para que esto no vuelva a ocurrir”, reclama Diego.

Mientras tanto, nos concentramos “Por una movilidad sostenible y el control de los fondos públicos” el próximo sábado 17 a las 13 horas frente al Ayuntamiento de Puerto del Rosario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s